2021-05-10

Redes sociales, ¿sí o no?

Salón PRO-PYME. Fernando Polo.
Podemos observar que nuestra sociedad mantiene un sesgo antitecnológico que es muy preocupante. No es la primera vez que lo digo. Es como si hiciéramos gala de que usamos la mínima tecnología posible (que no es verdad) y, si la usamos, mejor tecnología antigua (y hasta anticuada) que otras más novedosas.
Durante la pandemia se ha aligerado un poco por motivos de necesidad, pero a la mínima oportunidad vuelven los 'guardianes de las esencias' a recordarnos lo malo que es lo que estamos (y ellos también) haciendo.

Las redes sociales tienen sus virtudes y sus defectos, pero lo cierto es que muchas veces nos dejamos llevar por lo que las herramientas hacen en su configuración por defecto, en lugar de aprender a configurarlas y manejarlas bien, para poder sacarles partido. Y, como digo, el tono 'general' es decir que son malas y tratar de creer que sin ellas estaríamos mejor.

Por eso me gustó leer Where’s the dilemma? Social Media is good for society que nos propone una visión más positiva. Tiene versión en nuestro idioma, ¿Dónde está el dilema? Los medios sociales son buenos para la sociedad así que usaremos este como referencia.

Fernando Polo habla de un documental sobre las 'maldades' de las redes sociales que, como no, ha gozado de una buena difusión ... ¡en redes sociales! y que parece que habla de lo malas que son para nosotros.

Habla del libro que escribieron con su hermano, donde también tenían un sesgo (reconoce), pero optimista (en lugar del habitual).


Mi hermano y yo también escribimos un panfleto en 2012. Tomó la forma de un libro (que vendió miles de copias) sobre marketing en medios sociales. También fuimos parciales, pero éramos optimistas.


Las ideas de este libro eran dos, que los medios sociales son buenos para la sociedad, y que las empresas debían utilizarlos para comprender mejor a sus clientes.


Utilizamos los datos que teníamos a mano para promover dos ideas básicas: los medios sociales son buenos para nuestra sociedad y las empresas tenían que utilizarlos si querían entender mejor a sus clientes y conectar con sus comunidades.


Estos temas son especialmente interesantes en este momento en el que un buen número de empresas (y organizaciones) ni estaban ni se les esperaba cuando les hubiera venido bien tener, al menos, un uso básico de los medios sociales, internet, ....

La web 2.0 nos trajo, al fin y al cabo, las ideas de conectar a la gente, construir comunidades y no sólo centrarse en vender.


... la idea de la web 2.0, creyendo que esta segunda versión -centrada en conectar a la gente y construir comunidades, no sólo páginas web corporativas o de eCommerce- ha sido uno de los más grandes inventos de nuestros tiempos.


Es cierto que muchos de esos ideales se han convertido en realidad, aunque es cierto que no en la perfección que esperaban (esperábamos). Con beneficios como la Wikipedia, y muchas otras herramientas que asumimos en nuestro día a día.


Esos ideales se han convertido en realidad y, como siempre, esa realidad no es tan perfecta como las visiones felizmente trazadas en nuestros blogs allá por el 2003. Pero los beneficios están ahí, ...


Estos documentales dejan un sabor amargo que hace que las personas menos motivadas se reafirmen en su negativa de 'entrar', quedándose todavía más atrás y dejándonos a los demás en una posición menos ventajosa.


Todos esos documentales tremendistas en Netflix dejan un agrio sabor de boca, todo va terriblemente mal en el mundo. Sí, las cosas siempre se pueden mejorar, pero lo positivo de los medios sociales supera con creces lo negativo.


Parece que una de los principales problemas que señala el documental (yo no lo he visto) es el uso de la inteligencia artificial.


La tesis principal de El dilema de las redes sociales es que plataformas como YouTube y Facebook utilizan algoritmos de inteligencia artificial para servirnos contenido en base a nuestro comportamiento previo y que nos lleva a hacer clic compulsivamente.


Curiosamente, dicen:


Curiosamente, Netflix, el servicio de streaming detrás de DRS, utiliza la IA para recomendarnos contenidos ...


Y, calaro, no hay que olvidar que:


Parece que la economía de la atención presiona a todos los medios de comunicación independientemente de su modelo de negocio y del uso de la IA.


Esto es, la IA es un medio para alcanzar un fin que ya se perseguía previamente.

Luego, claro, se pregunta:


¿Pero qué hay de malo en pegarnos a la pantalla si al hacerlo no perjudicamos a nadie? La idea generalizada de que la IA combinada con la publicidad es perjudicial podría estar ligada a que los algoritmos no dejan de proponer contenido sobre teorías de la conspiración una vez que le hemos prestado la más mínima atención a un contenido similar.


Aquí hay dos aspectos: Netflix promueve un documental que critica que utilicemos los medios sociales pero no pondría ninguna objeción a que pasáramos la vida mirando sus series y películas. Igual, claro, que muchos de los que critican los medios sociales.


Esto hace que se generen cámaras de resonancia (echo chambers, en inglés), es decir, “espacios” mediáticos en los que las ideas o creencias que ya se tienen salen reforzadas ...


Segundo, el tema de las cámaras de eco y el reforzamiento de determinadas posiciones por efecto de los sistemas de recomendación; pero, nos dicen:


Y la prueba de ello es que WhatsApp es la herramienta número uno para pasar noticias falsas mediante cámaras de resonancia con la peculiaridad de que no hay ninguna IA malvada que nos dirija.


Así que igual el 'sistema recomendador' más peligroso es un humano con tiempo libre para ver cosas pero con poco interés por verificarlas o confirmarlas antes de mandarlas a sus contactos.


Entonces, ¿son realmente Facebook o YouTube responsables de toda la polarización en la que estamos sumidos?


¿Quién es el culpable?


Pero, ¿son los medios de comunicación social sólo la forma de expresar nuestra visión polarizada o es la causa de la misma? ¿Es Trump o Twitter el culpable? Si Martín Lutero usó la imprenta para crear una enorme fractura religiosa en Europa con sus 95 tesis, ¿debemos culpar a la imprenta?


¿No confiamos en la humanidad?


¿realmente creen que los humanos son tan estúpidos como para dejar que un algoritmo de popularidad gobierne nuestras vidas? ¿En serio?


Y las herramientas son fabulosas, tanto que las usamos encantados, sabiendo, o ignorando porque nos conviene que:


Estoy encantado de usar Google Maps o YouTube aún sabiendo que yo soy el producto.


Sin los ingresos por publicidad probablemente muchas de estas herramientas no habrían llegado a existir y consolidarse.


Si empiezas cobrando, acabarás sin usuarios, sin datos y sin el impulso necesario para despuntar. Por ello Freemium es el modelo de negocio natural para muchas aplicaciones.


Y algunos casos de éxito (aunque ahora se haya dejado de escuchar tanto) están directamente ligados a los medios sociales:


Pero el éxito de una cruzada como la de Greta Thungberg le debe mucho a los medios sociales. La conciencia de la urgencia de la crisis climática se incrementó en la era de Facebook ...


Porque claro, detrás de muchas de estas 'quejas' no hay otra cosa que el lamento por no poder controlar lo que vemos como la 'realidad'.


¿Y quién decidirá nuestra realidad compartida? ¿Los políticos? ¿Los editores y directores de los medios tradicionales sirviendo a alguna que otra élite?


Reconozcámoslo, la realidad propuesta por estas 'élites' tampoco es tan buena para todos como ellos pretenden hacernos creer.

Esto no significa que nada pueda ser mejorado.


Bien. Admitamos que el ecosistema social necesita algún tipo de arreglo. Pero rebajando el nivel de alarma, eso sí.


Y nos dice que debería basarse en:

Los datos.


Propiedad compartida de los datos. La propiedad de nuestros datos debería estar en nuestras manos.


La competencia.


¿Más competencia? En 1970 se culpó a IBM por su posición predominante en la tecnología mainframe y ocurrió algo similar con Microsoft en los noventa y esos problemas no se resolvieron rompiendo esas empresas en trozos más pequeños.


Más competencia redundará en un mejor servicio y una mejor atención para los 'clientes'.


Es ampliamente aceptado que tener más competencia mejora el bienestar del consumidor.


Y la moderación de contenidos.


El futuro de la moderación de contenidos está aquí (y veremos más). La presión de los ciudadanos, políticos, anunciantes y activistas tecnológicos está empujando a las empresas a invertir en la moderación de contenidos e introducir medidas controvertidas como su etiquetado.


Además, cuidado con los niños.


Aumentar el control sobre el acceso de los niños a los medios sociales.


Yo ya dije que prohibir era una forma de tener a los menores descontrolados en las redes, pero parece que las soluciones 'fáciles' son las que cualquier gobernante aplicará primero.

Hay que dejar a los menores que utilicen los medios sociales, pero estar con ellos, ayudarles a comprender los riesgos y amenazas. Esto forma parte del aprendizaje para la vida.


Mi mujer y yo dejamos que nuestras hijas tengan teléfonos móviles y usen los medios sociales (a partir de los 14 años) pero imponemos restricciones e introducimos algo de sentido común para guiarlas y hacerlas entender los riesgos. La vida no está exenta de peligros, en cualquier caso.


Muy interesante y, para variar, una visión positiva de algo que invade nuestra realidad, seamos más o menos partidarios.

Puedes enterarte de las notas nuevas en: @reflexioneseir (Twitter), Reflexiones e Irreflexiones (Página de Facebook), Reflexiones e Irreflexiones (Canal de Telegram), fernand0 (en LinkedIn), @fernand0 (en Medium), Mastodon.

2021-05-10 17:49 | 0 Comentarios | In English, please | En PDF | Para enlazar # |
| Compartir/Share | por correo | en Twitter | en LinkedIn | en Facebook | en Google+ | en Delicious |

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fernand0.blogalia.com//trackbacks/78384

Comentarios

<Diciembre 2022
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31