2020-11-09

Las tecnologías y los actos más íntimos y familiares.

Rosa
En Zoom funerals: mourning in a pandemic hablan de un tema delicado: en estos tiempos de pandemia quién más y quién menos puede tener a alguien a cuyo funeral no ha podido asistir por las circunstancias de limitación de movilidad y de salud.

Cuentan el caso de alguien que pide ayuda para retransmitir un funeral utilizando videoconferencia:


On March 30th, he put out a plea on Twitter: “Urgent call for help. Can anyone recommend a simple way to live stream an event that will last up to 60 mins to perhaps 100 attendees? It has to be organised remotely and set up by non technical folks (it is a funeral service).”


Y, una vez seleccionado Zoom, después de los consejos recibidos, la preparación. Hasta actividades tan duras como esta puede ser bueno 'ensayarlas':


He prepared assiduously to avoid technical glitches on the day, convening an hour-long online practice meeting for anyone planning to “come” to the funeral. Rather than hosting the Zoom connection from his home in Shrewsbury, he set it up in his nearby office, where the Wi-Fi connection was better.


Luego, algunos detalles el día de la ceremonia, un iPad para el sacerdote, una fotografía del difunto y algo de compañía para la retransmisión, incluyendo instrucciones para las personas que estaban en remoto.


On the day of the service, the funeral directors set up an iPad in front of the priest; a candle flickered next to a photo of Paul on his left. Kevin brought his wife and two of his children into the office to watch it with him. He’d emailed a PDF of the order of service to other mourners tuning in from London, Glasgow and beyond.


También algunas consecuencias inesperadas. Por ejemplo, poder fijarnos en cada uno de los asistentes, que en una ceremonia normal no veríamos (por la disposición de la sala). También, no lo dice, esto nos proporciona algo de cercanía.


The technology through which we now mediate most of our interactions inevitably affects them. Kevin found the computer cameras took away some of the privacy of mourning. “I could see everybody else watching on my screen, and could see their upset faces,” he said. “That felt odd, because normally, at a funeral, you're facing forwards.

Y, al final, es más emotivo de lo que esperaba.


I could also see an image of myself, crying. But the whole thing was a lot more moving than I was expecting it to be.”


De forma más personal, yo tuve la ocasión de participar en un funeral al final de la fase uno. Pudimos asistir en persona porque entonces no había tantas restricciones (habiéndolas) y además el fallecido era una persona extranjera con muy poca familia aquí (esencialmente, su pareja) y los que estaban lejos no podían venir. En el acto presencial alguien preparó un portátil para que los familiares que no podían estar allí, pudieran 'asistir'. Fue, como dice el post, emotivo. También necesario, y una forma de que todos los más cercanos pudieran participar en la ceremonia.
Duro e intenso.


Puedes enterarte de las notas nuevas en: @reflexioneseir (Twitter), Reflexiones e Irreflexiones (Página de Facebook), Reflexiones e Irreflexiones (Canal de Telegram), fernand0 (en LinkedIn), @fernand0 (en Medium), Mastodon.

2020-11-09 17:35 | 0 Comentarios | In English, please | En PDF | Para enlazar # |
| Compartir/Share | por correo | en Twitter | en LinkedIn | en Facebook | en Google+ | en Delicious |

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fernand0.blogalia.com//trackbacks/78290

Comentarios

<Diciembre 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31