Reflexiones e Irreflexiones


Inicio > Historias > Iglesia, propinas bitacoreras, herramientas para agregadores

2002-11-15


Iglesia, propinas bitacoreras, herramientas para agregadores

Esta es una historia que empieza con coches y termina con coches. Enmedio, lo que dice el título.

La primera en la frente. Titular leído en El País: "La edad media de los 64.135 frailes y monjas españoles supera los 64 años". Para jubilarse están, vamos. [ No pongo enlace. Se supone que a partir del lunes cobran, así que no se si mi enlace iba a valer, de todas formas. Ellos están en su derecho de cobrar por eso, y yo creo que estoy en el mío de citar. Si están especialmente interesados, busquen el enlace.] Pues ahí estamos, que iba yo pensando en el coche mientras venía hacia aquí (suena raro eso de aquí en el ciberdespacio), y saltó la chispa. El modelo empresarial de la iglesia es ruinoso: no consiguen ni empleados. El caso es andaba también dándole vueltas a lo del enlace. Fíjense: el modelo empresarial de la iglesia es ruinoso, y el de los negocios en la red también: creo que ninguno de los dos termina de comprender a sus clientes, ni (por ahora) ha sido capaz de atraerles al sistema de la manera adecuada. ¿Qué les parece?

Ha surgido otro intento de ganar dinero con micropagos. Esta vez es un poco diferente. Se llama Ginx!, y me enteré del sistema a través de Nicke Exchange (voidstar.com). El caso es que lo nombran hoy en Micro-pagos Peer to Peer (libertonia.escomposlinux.org), y (lo dicen ellos) también apareció en Nickel Exchange: P2P Micropayments (k5). Antes de que todo el mundo hable (o no) de ello, aquí va mi granito de arena.
El sistema es (más o menos) así. Los interesados en cobrar ponen un enlace adecuadamente preparado para que haga referencia a ellos en el sistema. Cuando alguien pincha el botón hace un pago de un nickel la propietario de la página. 100 nickels son equivalentes a 5 dólares. Ahora lo novedoso: hasta que yo no haya pagado (o recibido) 100 nickels no pasa nada. En ese momento, si los he pagado, el sistema me avisará y me indicará la forma de hacer el pago y a quién he de pagar (recomiendan PayPal, pero están abiertos a otros sistemas). ¿Cómo? si he hecho 100 pagos a diferentes personas, y hay alguien en el sistema que ha recibido 100 pagos, lo que hace el 'bicho' es emparejarnos: en lugar de yo pagar a los 100, y él cobrar de otros 100, yo asumo la deuda de sus paganos, y él recibe el dinero de mis cobradores. ¿Qué les parece?
Creo que han sido poco ambiciosos, porque podrían organizar el sistema para que los pagos se pudieran hacer de forma cercana (incluso local), y no tener que depender ni siquiera de PayPal, pero por lo menos hay que reconocerles la novedad.
¿Funcionará? Ya veremos.
Podríamos ponernos pedantes y hacer referencia a la teoría de juegos, 'internés', etc. Pero para viernes por la tarde, yo creo que vale con la idea.

Para (casi) terminar una herramienta de ayuda a la sindicación. Si son observadores, habrán visto en la página 'alternativa' del presidente de la comunidad un simbolito como este: Añadir la bitácora en su agregador. Sirve para que cuando alguien pinche en ese enlace, la bitácora inglesa de rvr pase a formar parte de las que su agregador conoce y visitará a partir de ahora (me dice el presidente que es Radio, si no usan radio no pinchen, no servirá para nada). Ya van viendo el problema, creo. Sólo sirve para ese agregador, y para los que decidan que quieren ser compatibles con él. La cuestión es que actualmente hay no menos de media docena de sistemas, cada uno con su propia forma de llevar a cabo el invento.
No hay problema. Ya ha habido quien pensó en ello: Syndication Subscription Service ofrecen justamente la solución. Un único enlace de suscripción genera automáticamente una página para la bitácora de uno, todos los enlaces adecuados para todos los agregadores que el sistema conoce, de forma que cada uno podrá utililizar el apropiado. No sólo eso, cuando aparezcan nuevos sistemas (o vayan haciéndose compatibles, que sería lo deseable) el sistema (si sobrevive, internet, internet, internet, ....) se ocupará del asunto por usted.

Para terminar, volvemos con los coches. Antes de venir, entré al centro comercial: aparco, salgo del vehículo automóvil y, ¿saben qué encontré?: en el coche de detrás del mío había un tipo durmiendo. Era un BMW rojo, y un señor con corbata. Interesante mundo este. Un triunfador (si hacemos caso a la iconografía al uso), con un coche caro y un trabajo seguramente bueno, que un viernes a las tres y pico de la tarde está tirado en un centro comercial. Curioso, cuando menos.
¿Te gusta conducir?
A mi no me disgusta. Además si lo piensan ustedes y se plantan en una aburrida autovía, verán que pueden dedicar bastante tiempo a pensar en cosas pausadamente (sobre todo si el viaje es largo, aunque en el tráfico ciudadano también pueden hacerlo si no son de esos que se ponen nervisosos y agresivos, tratando de ganar un segundo pasando el semáforo antes de que se cierre).





votar

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fernand0.blogalia.com//trackbacks/3385

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.39.172 (be917db25f)
Comentario

Acerca de...

Esta es la bitácora de Fernando Tricas García. Está alojada en Blogalia:


Soy profesor y aquí hablo de internet y de casi cualquier cosa que me interese en cualquier momento.
Nací en Huesca y vivo en Zaragoza.

Se puede ver la página de Fernando Tricas García en la Universidad de Zaragoza donde hay información sobre mis clases, temas de investigación y también información sobre otras actividades como charlas, conferencias, cursos fuera de la universidad...

En El Mundo Es Imperfecto se pueden ver otras páginas y publicaciones que voy dejando por la red.

  • RSS
  • Inicio
  • Archivo
  • Contacto
  • Ver estadísticas (Statcounter)
    eXTReMe Tracker

Listas de deseos

Derechos

  • Contrato ColorIuris Verde

Perfil profesional

Seguir en Twitter


Calendario

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             
By Fernando Tricas García (En Google)