Reflexiones e Irreflexiones


Inicio > Historias > Música libre, gratis (y patentes, y casualidades)

2003-09-22


Música libre, gratis (y patentes, y casualidades)

Estoy fatal, ya lo dice mi señora. En vez de escribir esto en el portátil, tranquilamente, aquí estoy: tirado por el suelo, cuidando de que un bebé de casi nueve meses con aspiracones de movilidad superiores a sus posibilidades reales no se rompa las narices y escribiendo en un cuadernillo lo que será la próxima entrada de mi bitácora.
Quería hablar de música. Ha sido bastante comentada la historia de la bitácora de las Indias (Música libre: plan de batalla). También me han parecido interesantes las aportaciones de ArturoBuendía (Redes P2P, los árboles no dejan ver el bosque) y JJ (¿Música libre o gratis?).

Vaya por delante que todavía no tengo muy claras mis ideas y que esto sólo pretende contribuir al debate, sin ánimo de convencer a nadie de nada, y con ganas de comprender todo mejor.

Lo cierto es que no se muy bien a qué se refiere eso de la música libre: básicamente, por lo que se, un autor puede coger la música de cualquier otro, modificarla a su antojo y publicarla (recuerden aquello de Ramón García y OT ). Tendrá que pagar los correspondientes derechos por ello, pero recuerden que estamos hablando de libertad y no de gratuidad. También puedo hacer copias de mis canciones favoritas, grabarlas en el soporte que me parezca oportuno y regalárselas a mis amigos (el tan nombrado derecho de copia privada). Pagaré un poco (cánones diversos sobre los diversos soportes) pero estábamos hablando de libertad, no de dinero.
Es cierto que no soy tan libre como podría ser, pero lo soy mucho más que en otros aspectos de mi vida como consumidor.

Fíjense que con los programas la cosa es completamente diferente: no puedo mejorar Windows ni pagando (al menos pagando lo que un consumidor normal puede pagar; tengo para mí que no podría ni aunque trabajara dentro de Microsoft -perdónenme el chiste fácil-). También tengo prohibido en este caso revender mi PC si ya no lo necesito (el comprador tendrá que pagar las licencias de los programas nuevamente) o los programas que no use. Darlo tampoco sirve.
Vaya, parece que soy mucho menos libre, aquí.

Si de lo que hablamos es de gratuidad, la cosa tampoco está mal: JJ nombraba la radio, y también podemos incluir a la televisión. Ya. Ya sé que su música favorita no sale mucho por allí, la mía tampoco, pero eso tiene que ver con el problema verdaderamente gordo: el modelo de negocio de los disqueros. Hay un férreo control sobre lo que se vende y lo que no, lo que existe y lo que no existe, y también sobre cómo ha de distribuirse todo eso.

Tampoco me creo la historia esa de que los intercambiadores compulsivos de música afecten a las disqueras. Ellos son precisamente eso, compulsivos, que bajan megas y megas de música que probablemente ni siquiera llegan a escuchar, sólo porque es posible. Está claro que en caso de no poder bajarla no la comprarían, y esas pretendidas pérdidas son pura estrategia comercial.

Por eso me sorprende (como decía rvr Libertad) que no haya más músicos reaccionando contra esa industria que da todo a unos pocos y migajas a casi todos (aquí si que podría plantearse la analogía con el software libre. Un montón de programadores, muchos muy buenos que decidieron salirse del sistema tradicional de distribución de los programas -algunos, al menos, a tiempo parcial-).

Algunas iniciativas hay. En la propia historia de las Indias aparece la respuesta de un grupo que, queríendose salir del sistema cuenta los problemas que tiene con la SGAE (Primero MCD, luego motorsex, o los Stormy Mondays. O gente que ya no confía en el sistema de distribución tradicional del CD y las tiendas, y utiliza directamente la red, como David Caballero).

En todo caso, yo me sumaré a la campaña de no comprar discos entre el día 1 y el 15 de octubre (Devolvamos el ataque, vía Mariano). Aunque, bien pensando, probablemente me hubiera sumado igualmente aunque no hubiera convocatoria porque cada vez me cuesta más encontrar música interesante en las tiendas y en las emisoras, y cada vez compro menos 'productos' de la industria discográfica. Y ahí es donde yo creo que está uno de los principales problemas de la cacareada (je) crisis: están y han estado tan preocupados por vender igual que se venden los chorizos, que han conseguido aburrir a los compradores de música. Y, todos lo sabemos, los compradores de chorizos buscamos aprovechar las ofertas que, en este caso, son (casi) gratis.

[Nota: naturalmente esto es una transcripción de lo que escribí en aquél cuadernillo. Es frecuente que cuando mando historias estas vengan preparadas a ratos sueltos, en el día anterior pero eso no suele ser relevante. Como compartí con ustedes parte de mi intimidad privada supongo que conviene contarles esto, para no confundir con los tiempos y eso]

Acto de las patentes
Un éxito. Según los medios de comunicación consultados se reunieron unas cien personas (Zaragoza se suma a la campaña contra las patentes de software, Heraldo de Aragón, con foto y todo. Protesta contra las patentes de programas informáticos, El Periódico de Aragón, y ZARALINUX rechaza la Directiva europea sobre las patentes de software, en @aragón digital.es. Para una ciudad como Zaragoza es muy poco pero, aparentemente, suficiente para que los medios te presten atención. De esta forma gente que ni se imagina que eso pudiera ser un problema, al menos empieza a escucharlo y a saber sobre ello.

Actualización: hay fotos del evento. También en Concentracion anti-patentes (fotos de Quique).

Casualidades casuales
Saben que he estado fuera unos días. No se pueden imaginar lo que me ha pasado. Me fui a otra ciudad, y a otro país para conocer a uno de mis vecinos. Yo vivo en la calle del Suspiro Verde, en el número 14, piso cuarto, letra H (amiguitos, amiguitos, por supuesto esto son datos figurados; si quieren contactar conmigo para hacerme llegar algo físicamente, mejor me avisan electrónicamente primero y vemos cómo hacerlo). Pues bien. En el mismo evento que yo, en otra ciudad y en otro país estaba mi vecino de la misma calle, en el número 12, piso cuarto, letra G. En dos palabras, como decía aquél conocido torero. Im presionante.

Hace un año
ERREKEERRE.











votar

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fernand0.blogalia.com//trackbacks/11523

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.159.73.215 (33b2e188b6)
Comentario

Acerca de...

Esta es la bitácora de Fernando Tricas García. Está alojada en Blogalia:


Soy profesor y aquí hablo de internet y de casi cualquier cosa que me interese en cualquier momento.
Nací en Huesca y vivo en Zaragoza.

Se puede ver la página de Fernando Tricas García en la Universidad de Zaragoza donde hay información sobre mis clases, temas de investigación y también información sobre otras actividades como charlas, conferencias, cursos fuera de la universidad...

En El Mundo Es Imperfecto se pueden ver otras páginas y publicaciones que voy dejando por la red.

  • RSS
  • Inicio
  • Archivo
  • Contacto
  • Ver estadísticas (Statcounter)
    eXTReMe Tracker

Listas de deseos

Derechos

  • Contrato ColorIuris Verde

Perfil profesional

Seguir en Twitter


Calendario

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             
By Fernando Tricas García (En Google)